Es éste, el fantasma del bosque, el único mito guaraní que tiene una manera biforme de presentarse.

Ya es una mujer hermosa y desnuda que tienta, trastorna y distrae a los cazadores con sus encantos hasta el punto de hacerlos perder el rumbo, ya es un fornido y gigantesco negro que los asusta y ahuyenta con un largo látigo con el cual también castiga a sus perros.  La visión femenina del Caá Pora, aunque fantástica, no desagrada al cazador correntino que es por temperamento ardiente y sensual al extremo.  Se dijera que hasta la desea... a pesar de la amenaza de padecer de locura que pesa sobre el hecho de contemplarla varias veces.

El Caá Pora varón, fuerte y terrible, tiene algo parecido, no por su color, sino por su ronca, seca y cortante voz, como también por su misión de protector del monte y de su fauna.

 


 

 

 

Esta Web ha sido desarrollada completamente por Sonia Mercedes Ferro

Se reservan todos los derechos de autor
Prohibida la copia total o parcial de esta Web sin previa autorización de la WebMaster.

Creada en noviembre 2010

Actualizada el 24 de enero de 2012